jueves, 25 de junio de 2015

Topiario/ambientador de botellas de refresco, decorado con pensamientos de goma eva

INCLUYE VIDEO-TUTORIAL AL FINAL DE ESTE TEXTO EXPLICATIVO

Me gusta reciclar y, cuando se me ocurre una idea base para reciclar algo, me encanta explotar todas las formas posibles en que a esa idea se le puede sacar partido, cuanto más dispares, mejor. El año pasado descubrí cómo encajaban dos bases de botella de Coca-Cola de litro y medio para crear una forma de
bola que, decorada, formaba un perfecto adorno de calabaza que, a la vez, sirve como dulcero. Esa idea de la bolita transparente base que usé para la calabaza me entusiasmó tanto que sabía que tenía que descubrir más formas de sacarle partido. Después de darle unas pocas vueltas, me di cuenta de que las dos bases en forma de bola serían el contenedor ideal para potpurri perfumado... Como hacía tiempo que quería hacer un topiario de pensamientos, uniendo las dos ideas, saqué la que os explico en esta entrada. Os explicaré el proceso poco a poco, y luego ya sabéis que, al final de este texto, podréis ver el video que lo detalla en acción. Para este topiario, o bola de flores decorativa y ambientador, necesitaréis:

-Dos botellas de Coca-Cola, yo usé las de 1 l., pero las de 1,5 l. ó 2 l. también sirven, el caso es que sean las dos botellas del mismo tamaño. Recomiendo que sea este refresco en concreto porque la forma de su botella es la ideal para hacer la bola del topiario y que una base encaje en la otra.
-Goma eva del color que quieras que sea la flor que hagas
-Rotuladores de los colores de la flor o acrílicos, pasteles o tizas.
-Pegamento instantáneo
-Herramienta soldadora o un palo de metal caliente para agujerear el plástico
-Cinta de rafia, de raso o cordón, según te guste más
-Potpurri ambientador
-Velita, papel de lija, tijeras y cuchilla
-Taladradora en forma de corazón y de flor o estrella (no son necesarias pero ayudan en el trabajo)

Comienza cortando las bases de las dos botellas, primero se hace una ranura con una cuchilla y luego, con la tijera clavada en la ranura ya hecha, se va cortando alrededor. Una base la cortamos a medio cm de la linea de unión que hay en la base con el resto de la botella (que os señalo en la foto adjunta) y la otra botella la cortamos como a 2 cm y medio de esta línea de unión, justo donde la forma de la botella se mete hacia adentro.


De esta forma una la podremos encajar dentro de la otra y quedarán unidas formando una bola casi hermética que se puede encajar y desencajar cuando lo necesites, así se abre y cierra la bolita a gusto. Conviene repasar con papel de lija los bordes de estas bases para suavizarlos y que no lastimen los dedos. La base del ambientador será la base de la botella que fue cortada a 2 cm de la línea de unión de la botella y la tapa del ambientador será la parte que fue cortada a medio centímetro. Sólo esta parte, la tapa, la vamos a llenar de agujeritos usando un soldador o aguja metálica caliente, que haga agujeros limpios en el plástico, también haremos un agujero para meter la rafia o cinta con la que luego podremos colgar el topiario. No recomiendo agujerear la pieza de la base del ambientador para que no se escapen pequeños trozos de potpurri por los agujeros cuando llenemos la bola. Recordad que cuando se derrite plástico es conveniente tomar precauciones y hacerlo en una habitación ventilada para que no se nos queden acumulados los gases del plástico derretido.


Ya hemos preparado la bola base, ahora vamos con la decoración, los pensamientos de goma Eva.
Con una taladradora de forma de corazón corto cuatro formas de corazón por flor. Os comento que necesité hacer 22 flores para la bola hecha con botellas de 1l. así que necesitarás más flores si usas botellas más grandes para hacer la bola. Cada forma de corazón la recorto como indico en esta foto (fíjate en las zonas marcadas en blanco del pétalo del medio, que son las que quito) para obtener los diferentes pétalos de cada pensamiento, por lo que al final obtengo 5 pétalos.

Ahora los coloreo como más me apetece, en este caso recreo el aspecto de uno de los pensamientos más bonitos para mi gusto. Los rotuladores normales son una excelente opción para detallar los pétalos, pero los Copic son aun mejor, también la pintura acrílica o las tizas o pasteles. Los rotuladores Posca me gustan para ensalzar la zona amarilla del centro de esta flor, ya que los Posca tienen tintas cubrientes que resaltan sobre el color de la goma eva.
Con la llama de una velita encendida voy aplicando calor a cada pétalo y dándoles forma realista con los dedos, modelando la goma Eva como si de plastilina se tratara. Apretando con las yemas de los dedos sobre los bordes de la goma eva caliente, los afino, ancheo y ondulo dándole un aspecto más natural a cada pétalo.


Sobre un cáliz formado a partir de una estrella de goma eva verde, o flor de cinco pétalos, hundida en el centro con un bolígrafo después de calentarla, voy pegando los pétalos, empezando por los dos más pequeños y terminando con el más grande. Así voy formando flor tras flor, con paciencia, hasta completar las 22 que necesité en esta manualidad.



Para pegar las flores a la bola de plástico que preparé previamente, comencé a hacerlo con silicona caliente. La pena es que eso no fue buena idea y oor ello os explico lo que me pasó, para que no os pase a vosotros. El calor de la cola caliente deformó la abertura de la base de plástico con lo que perdió su forma y tamaño y ya no encajaba más con la otra. Para evitar que esto pase es recomendable usar pegamento tipo instantáneo o SuperGlue, de cianoacrilato, que no deforma el plástico. Cuando pegues las flores, hazlo sobre la bola cerrada y asegúrate de no tapar los agujeros en la bola con la base de las flores, para que luego se pueda filtrar el olor del potpurri por ellos fácilmente. Haz una marca con rotulador o pintura que pase por encima de las dos partes de la bola, esta marca señalizará la forma en que las dos partes deben estar alineadas cada vez que cierres la bola, de esta forma siempre te quedarán bien encajadas.


Y ya puedes abrir tu bola de botellas de refresco, ahora convertida en topiaro, y rellenarla con el portpurri de tu perfume preferido, el ambientador ya está listo para ser colgado y perfumar tu rincón favorito.

En este video verás más claramente el paso a paso, espero que lo disfrutes y ya sabes, si tienes alguna duda, por favor, consúltamela en un comentario bajo el video.



Un saludo, mis queridas o queridos Fancys, y un millón de besos por vuestro interés!
 

3 comentarios:

  1. Qué genial Marta! Tenés que presentarlo en los viernes frugales del blog de Marcela Cavaglieri. Aunque conociéndome, sale con flores compradas porque aunque tus pensamientos se ven sencillos, pienso en hacer esa cantidad y bueno...los comprados también pueden ser lindos. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu sugerencia, no conozco esos viernes frugales pero ahora mismo lo soluciono! Si no quieres dedicarle tantas horas a los pensamientos hazlo con flores sencillas directamente hechas tal cual salen de las taladradoras (o compradas, claro, je, je) y te va a quedar muy chulo también!

      Eliminar
    2. Vaya idea más bonita, a mi jamás se me ocurren cosas tan bonitas, parece ser que me quedo por tu blog pues tengo mucho que aprender. Besos!

      Eliminar